domingo, 7 de noviembre de 2010

Anexo 3

Pueden llamarlo loco por mil mañas, pero olvidan la más peligrosa: este loco, tiene la horrible manía de no olvidar...

***
¡Oye tú, enciende la luz!... Esta sombra quiere sentirse a gusto, otra vez. Pero, tú, no te sientas incómodo, esta sombra, que espía sin ojos, que siempre esta sobrando, es incapaz de ver. Pero huele tu miedo. Y siente nausesas. Y se exita.

***
Oigamos, dice el sensato.
Hablemos, dice el necio.
Tropecemos, dicen los hombres.
¡Volvamos a hacerlo!, dice quien vive...

Y somos pocos...

***

Hijo, nunca te arrepientas de nada... ¡A menos que no tengas de que arrepentirte!
Regla de oro para el buen artista.

3 comentarios:

El Gaucho Santillán dijo...

Ah! volvistessssss, vistessssss!!!

El consejo para el hijo, està rebueno.

De nada hay que arrepentirse, salvo de las locuras que no nos atrevimos a cometer.

Un abrazo.

juliju dijo...

has vuelto!!!
valia la pena esperar la inspiracion.
muy buen post!!
me gusto mucho la primera. =D

Pura Suerte dijo...

Ok, lo admito.
No comentaba este post porque no lo entendí.