viernes, 29 de enero de 2010

Curiosa encuesta

Hola, me llamo Lucía y a continuación voy a narrar un hecho que me llamó la atención, hace unos días.

¡Ring! ¡Ring!: Suena el teléfono. Atiendo.


- ¿Hola?

- Hola, buenas tardes, disculpe las molestias mi nombre es bla bla bla, estamos haciendo una encuesta bla bla bla, tendría unos minutos si es tan amable bla bla bla…


Yo antes hubiese dicho: ¡NO! Pero desde aquel día en que trabajé haciendo encuestas por toda la provincia, me compadezco de la pobre gente encuestadora. Hasta de los más molestos: Como un día que me tocan el timbre y cuando salgo hay un escuálido espécimen humano con cara de mehagomuchaspajaspordía, todo transpirado y con síntomas de una descompensación cardíaca. Este sujeto me dice: Discúlpeme la molestia, ¿tendría un minutito para responderme una encuesta? Yo estaba apurada, pero si era un minuto estaba dispuesta a ayudar a este pobre joven. ¿De qué se trata?, pregunté. Es sobre galletitas, respondió. ¡Uy, que divertido! amo las galletitas, pensé. La cosa es que el tipo empezó con las preguntas, y estas pasaron de ser divertidas a insoportablemente precisas. No les miento si les digo que llegó a preguntarme cuantos paquetes por semana compraba de: Pepitos, Oreo, Sonrisas, Ópera… y etcéteras. Al final termine contestándole cualquier huevada…

Pero bueno, me fui por las ramas, el asunto que iba a hablarles era sobre la encuesta telefónica que me hicieron el otro día:


- Si, no hay problema, ¿dura mucho? – Pregunté.

- No, 10 minutos cuanto mucho.

- Eh, bueno, dale.

- Muchas gracias. Primer pregunta: su edad por favor.

- Veintidós.


Y así siguió con un montón de preguntas más o menos personales, tipo censo, nada fuera de lo normal. Después empezó a preguntarme sobre compañías telefónicas y hasta que tipo de ropa usaba. Era medio raro, pero la mina tenía el típico tono de encuestadora y además ya me había dicho de que se trataba la encuesta, pero entre su rapidez para hablar y mi falta de interés en escucharla, no podía recordar de que se trataba, y no me animaba a preguntar, porque iba a parecer idiota. Así las preguntas pasaron de censales a levemente indiscretas:


- Bueno, ahora, si me permite, quisiera saber, ¿usted tiene un período regular?

- ¡¿Qué?!

- Si su período es regular. La menstruación.

- ¿Eso dice la encuesta?

- Eso dice: pregunta número 13.


Esta mina está loca, me dije. ¿Cómo me va a preguntar eso? Pero por me maldita experiencia me puse en su lugar. Pensé: ¿Mirá si a mí me tocara preguntar eso? Me moriría de vergüenza. La pobre mina se debe sentir igual. Y le respondí todo.


- Si soy bastante regular, pasa que tomo pastillas – Dije.

- Regular. Bien. ¿Qué método higiénico usa? A: Toallitas femeninas. B: Tampones. C: Otros.

- Toallitas. ¿Cómo?, ¿Otros dijiste? ¿Qué otro método hay?

- Eh… muchas respondieron un trapo de tela.

- ¡Iiiiu!

- Si. Bien. Su período dura: De 3 a 6 días. De 7 a 10 días. Más de 10 días.

- De 4 a 6 días. ¿Más de 10 días? Jodéme que alguien te respondió eso.

- Eh.. si, si… me lo han… respondido – Me dijo, algo entrecortada, la noté incómoda, le temblaba la voz.

- ¡Guau! Se debe estar muriendo esa mina. Anemia o algo así… - Atiné a decir.

Silencio. Sólo se oía su respiración. En unos 15 segundos, que parecieron horas, volvió a hablar:

- Si… si usted tuviera una amiga a la que le viene más 10 días… ¿qué le diría?

- ¿Eso dice la encuesta?

- Eso dice la encuesta. Pregunta 16.

- Le diría que vaya al ginecólogo con urgencia.

- Si, ¿no es cierto? – Dijo. Su voz ahora era mucho menos robótica. Pero trató de recomponerse – Perdón. Próxima pregunta: ¿Usted tiene novio, o pareja sexual estable?

- Perdonáme, pero ¿para quién era la encuesta? – Tuve el valor de preguntar.

- Para el… Ministerio de Salud y… Cultura de la Nación.

¿Salud y Cultura?, pensé. Jamás había oído hablar de tal Ministerio. Además… ¿Por qué me harían preguntas tan raras? Pero no dije nada, no veo mucho noticiero, no sé nada de política, probablemente existía tal ministerio, y probablemente hacen esas preguntas. Así que para no parecer idiota no pregunté nada y me limité a contestar:

- Si, tengo novio, y por ende, pareja sexual estable…

- Bien. ¿Con que frecuencia tiene relaciones sexuales?

- ¿Hay opciones? – Ya nada me sorprendía, hasta había entrado en su juego, es más, me estaba interesando y quería conocer el desenlace…

- Eh… sí. Aproximadamente A: Todos los días. B: Tres veces por semana. C: Una vez por semana. D: Una vez al mes.

- Uh… pobre la última… Eh… Opción B, ponéle.

- Opción B. Bien. Pregunta: Si su madre, que es muy creyente en Jesús, no le permite tener relaciones sexuales en su casa porque dice que es una falta de respeto a la familia. ¿Usted que haría? A: Seguir estrictamente la palabra de la madre porque es lo que corresponde. B: Coj… Tener relaciones igualmente, tratando de no hacer ruido y que no se enteren. C: Mandar al demonio a su madre porque está cansada de su maldita moral medieval y coj… tener relaciones sexuales, sin importarle que ella se entere, aún contra el riesgo de que la echen de su casa…


Me quedé muda. Se notó cierto enojo en la voz de la mina. No dije nada. No sé porqué pero tenía miedo, o me sentía incómoda, no sé… Al fin dije:


- Pero yo no tengo una madre católica ni l molesta que tenga relaciones así que no te podría contes…

- Es una suposición, que haría en tal caso usted – Interrumpió.

- Eh… la opción de tener relaciones sin que se entere… creo.

- ¿No se pelearía con su madre porque más que esté harta de ella?

- Claro… no. Tendría que aguantarla. Después de todo ella le paga los estudios.

- ¿Qué?

- PRÓXIMA PREGUNTA – Me gritó encima, tratando de hacerme olvidar sus palabras – Cuándo usted se indispone, ¿mantiene relaciones con su pareja?

- Eh… generalmente no, pero a veces, bueno, si, tenemos igual… viste, las ganas… eh...

- Bien. A veces. Y en caso hipotético de su amiga que menstrúa con mucha potencia durante diez días, además de recomendarle que vaya al ginecólogo, mientras tanto usted: ¿Le recomendaría mantener relaciones sexuales igualmente?


No me pregunten por qué, pero esto ya no me parecía raro. Era como que me ponía en el lugar de esa amiga hipotética y trataba de ayudarla. Ya me había olvidado de que era una encuesta del Ministerio de Cultura y Salud de la Nación.


- Yo le diría que busque otras vías. Que se yo. Que en vez de agarrar el viaducto, vaya por el Cruce Alberdi. Que al principio el tráfico es complicado… pero que después se le encuentra el gusto… – Me sorprendió mi capacidad metafórica.

- Cuando usted habla del Cruce Alberdi, está hablando de: Un lugar abstracto al que se llega después de mucho esfuerzo espiritual y conexión mental con…

- Te estoy hablando del sexo anal – Interrumpí bruscamente.

- Ah…


Silencio. Horas.


- ¿Hola? – Pregunté.

- Si, perdón… eh, perdí el papel… perdón, ya está – Su Voz temblaba, parecía al borde del llanto, creo que no era la respuesta que esperaba – Usted respondería que tiene sexo anal por placer o para satisfacer a su novio.

- Por placer flaca, relájate y dejálo fluir, ¿ok? Pero antes andá urgentemente a un ginecólogo, lo tuyo es grave…


Y le corté. Tarde, pero había caído. Esta mina o me estaba jodiendo, o necesitaba ayuda en su problema ginecológico. Le corté por mentirosa. Porque si me hubiera dicho desde un principio: Hola me llamó Pepita y tengo tal problema, la hubiese ayudado, con todo gusto, porque lo necesitaba.

Lo necesitaba...

¡Esa mina me necesitaba y yo le corté! Olvidemos que me engañó. Esa mina estaba en problemas, tal vez no tenía una amiga en el mundo, tal vez la retrógrada de la madre no la podía ayudar, ni el pelotudo de su novio. ¡Sola en el mundo! Sola en ESTE mundo…

Y yo le corté.

Inmediatamente sentí una horrible culpa, tenía que ayudar a esa pobre mujer, ¿pero cómo?

Y se encendió la lamparita. ¡El identificador de llamadas! ¡Por fin podía darle un uso útil!

Fui corriendo hacia el teléfono y agarré el aparatito para ver el número de esa pobre señorita.

Anoté. Marqué. Sonaba. Atienden:


- Buenos días, Ministerio de Salud y Cultura de la Nación, sección Relevamiento de Datos, ¿en que puedo servirlo?



15 comentarios:

Pura Suerte dijo...

¡Aguanten los fideos con tuco!

herr professor dijo...

Hay una cancion que dice:

¡Con tuco es mejor!

M. A. V. dijo...

jajaja, qué buen texto, pero creo que las mujeres no te perdonarán que hables de la menstruación (recordemos a arjona)

herr dijo...

pasa que yo las entiendo tanto que hablo de eso que a ellas les molesta, les hace mal y no las dejan continuar normalmente con su vida!

Barbi Corazón dijo...

Muy bueno el texto Herr!!


Una sola vez me hicieron una encuesta telefonica q duro 10 minutos y despues de los primeros 2 ya me habia cansado y respondia cualquier boludes... apestan las encuestas telefonicas!



q blondaa se ponga las pilas y publiqueeeeeeeeeeeee

Blonda desde la pc de la mami dijo...

eheheh loco que pasa acá!
no tengo tan buenas ideas como ustedes..

me encantó Jere, me encantó

juliju dijo...

jajajajajjajajajaja es buenisimo!

ahora...que hinchapelotas debe ser hacer encuestas...aunque los que las escriben seguro la pasan re bien, por ejemplo en este caso, escribiendo sarta de boludeces y despues obligando a pobres tipos y minas a relatarlas.

herr dijo...

si, yo pienso que quien em mandaba a mi a hacer encuestas se cagaba de risa, una de las preguntas era:

CUANDO SE LAVA LOS DIENTES, DEJA EL AGUA CORRIENDO

MENOS DE UN MINUTO
DE UNO A DOS MINUTOS
MAS DE DOS MINUTOS


watafac?

quien mierda cuenta lso minutos

y yo tenia q preguntar cosas como esas..
ni te cuento las de politica!

pero bueno, sirvieron para comprar a Alucineta (mi moto negrita)

Pura Suerte dijo...

Y la Alucineta es que nadie quiere volver, a ser como antes no!

Pura Suerte dijo...

Chee cuando leo las historias laborales de herr me siento un burguesote niño de papá, un poco más hijo del riki fort.
Modo Pomelo ON:
"Si son pooobres, háganse cargonnene"

herr professor dijo...

le doy 2 pesos a tooooooodos para que vayan a comer!

que?
dije algo malo?

Anónimo dijo...

Yo di de baja mi telefono fijo, ya no sirve para nada, solo para que te llame alguien que no te conoce para ofrecerte algo que no te interesa

lau.

herr dijo...

algo que no te interesa

"no te interesa"

NOTINTERESA!

Dijiste el nombre del blog, te ganaste un pelador de papas Rotato!

para retirar su premio llame desde su teléfono fijo al numero del blog!

herr professor dijo...

me olvide de decir que la encuesta de las galletitas es real. se la hicieron a mi vieja. con preguntas como esasy otras mas hilarantes que no recuerdo.

Blonda dijo...

se viene el posteo de Gala


uuhhuuuuuuuu