viernes, 9 de octubre de 2009

Cómo cagarte un mediodía por un kioskero

Luego de una exhaustiva mañana de estudio y producción de textos, tres alumnos de la carrera de Comunicación Social (Yo, Bárbarita alias “La Chica” y Andrecito alias “Olfa”) se dispusieron a ir al parque media horita con la excusa de un recreo.


Al salir de la residencia donde se encontraban, se dirigieron 50 metros hacia la izquierda con motivo de ir a comprar una capitalista Coca Cola y unas capitalistas papitas fritas al kiosko que se encuentra en la esquina, a una cuadra del parque.

Al entrar al local y subir una incómodo escalerita llena de adolescentes secundarios derretidos sobre el suelo escupiendo semillitas, chuponeándose, reproduciendo sonidos inentendibles de celulares y gritando esmeradamente, los tres dedicados estudiantes universitarios se dirigieron al muchacho que atendía, con pinta de boludo (luego confirmaron que lo era), para solicitarle suministros energéticos.
El encargado del lugar, detrás de un mostrador con pocas golosinas, luciendo una musculosa blanca y un tatuaje espantoso de una araña, nos cobró los alimentos del picnic pronunciando el valor total dificultosamente debido al chicle exageradamente masticado dentro de su boca.
Al oír el precio total una de las estudiantes (Yo) dijo:

estudiante 1 (o sea Yo): eeh! esas papitas de mierrrda, cada día más caras! cuánto tiene esta bolsita? y mirá! sale 4 pé.

El canchero y masticador muchacho que atendía, con una sonrisa que intentó ser amigable, sexy y grotesca, dijo:

encargado: Jaja, veeesstteee con El Turco todo estaba muuucho mejor.

Frente a la cara de asombro, horror, miedo, asco y repugnancia de los alumnos que quedaron sin palabras con semejante testimonio, el muchacho de musculosa y tatuaje feo que atendía la quiso arreglar diciendo:

encargado avergonzado: eehehhe...JAJAJA buen chiste eh?

Ya era demasiado tarde. No había vuelta atrás. Nos cago el mediodía el hijo de puta. Para nosotros, el sol se había ido, las nubes habían aparecido y ya ni ganas de ir al parque teníamos.

6 comentarios:

butterflies in your stomach dijo...

jajajajajajajaja aunténtico asco :)

Mis felicitaciones, un estupendo blog.

Gracias por hacerme reir.
Te Sigo

Firmado: Los ovnis :D

Pura Suerte dijo...

Hace un par de días estaba en la capitalista McDonald's con mi hermana y rememorábamos la infancia donde todo estaba bien, no había preocupaciones... Y las hamurgatos eran mucho más baratas.

No hay vuelta que darle.

Pura Suerte dijo...

Pd: ¿Qué sería más grosso? ¿Un Lenin, un Trotsky o un Stalin? ¿no hay Mao para los queridos amigos chinos?

juliju dijo...

lo unico que se me ocurre decir es algo que mi abuela le dijo a mi tia cuando era chica: convencete ines, la gente es estupida.

en este caso quiero modificarla un poquito:

convencete galiz, la gente es ignorante

vudu dijo...

pero si es como lo describiste creo que me hubiese tentado en sucara
y mi risa hubiese sido muy fuerte y señalandolo y diciendo como nelson aa-ha
dios o quien seas
no traigas esas personas al mundo
fin.

Laurita dijo...

no entiendo por qué hay una entrada hoy...jaaaaaa......yo venía a decir que estabamos en pausa por ciertos desperfectos técnicos.

en fin. son cosas que pasan y adhiero al ocmentario de juli.